lunes, 4 de junio de 2012

Efectos, Función Inmunológica, Ventajas y Desventajas De Las Drogas.


EFECTOS
PRIMARIOS
Los efectos abarcan una gama muy amplia, e influye de modo capital en ellos el ambiente y la preparación del individuo. Como en casi todo lo demás en la vida, las primeras administraciones tienen una intensidad rara vez recobrable, y por eso conviene cuidarlas más.
Cuando la marihuana es de calidad, son previsibles claros cambios en la esfera perceptiva. Se captan lados imprevistos en las imágenes percibidas, el oído, sobre todo la percepción musical, aumentan, las sensaciones corporales son más intensas y el paladar y el tacto dejan de ser simples actos rutinarios. De puertas adentro, esta suspensión de las coordenadas cotidianas hace aflorar pensamientos y emociones postergados o poco accesibles. Con variantes potentes y sujetos bien preparados, cabe incluso que se produzca una experiencia de éxtasis en el sentido antes expuesto, con una fase inicial de “vuelo” o recorrido fugaz por diversos paisajes y otra de “pequeña muerte”, conocida vulgarmente como “bajón”.
Parece haber también una alternancia en el efecto subjetivo. Por una parte están las risas estentóreas, la potenciación del lado jovial y cómico de las cosas, la efusión sentimental instantánea y el gusto por desembarazarse lúdicamente de inhibiciones culturales y personales. Por otra, hay un elemento de aprensión y oscura zozobra, una tendencia a ir al fondo (casi siempre pesimista) de la realidad, que ofrece al consumidor, de modo nítido, todo cuanto pudo o debió hacer y no hizo o la dimensión de incumplimiento inherente a su vida.
En cuanto al sexo, la marihuana goza de prestigios no enteramente infundados. Sin ser un afrodisíaco genital, potencia y matiza las sensaciones en todas las fases del contacto erótico. Mirar y tocar pueden convertirse en experiencias nuevas, como el propio orgasmo. Por otra parte, lo fácil parece quizá demasiado fácil, y lo difícil insuperable, induciendo desánimo; pero en una civilización obsesionada por puros rendimientos, como la nuestra actual, este desánimo presenta virtudes no despreciables, que devuelven formas de espontaneidad y finura muchas veces dejadas de lado. Desde luego, es incomparablemente más sutil para el erotismo que desinhibidotes como el alcohol, o que puros estimulantes. Resumiendo sus rasgos a este nivel, diría que hace a las personas más exigentes de lo común y que, por eso mismo, verifica una criba a la hora de buscar compañía; como compensación, proporciona a veces experiencias cualitativamente distintas.
SECUNDARIOS
Cuando se fuma marihuana, T.H.C., su ingrediente activo, es absorbido por la mayoría de los tejidos y órganos de su cuerpo; sin embargo, se encuentra principalmente en los tejidos grasos. El cuerpo, en su intento por deshacerse del producto químico extraño, transforma químicamente el T.H.C. en metabolitos de T.H.C. hasta una semana después de haberse fumado la marihuana, aunque los efectos de esta no sean notables. Mediante pruebas con T.H.C. radiactivamente marcado se han seguido estos metabolitos en animales por periodos de hasta un mes.
Las personas que consumen marihuana regularmente y a largo plazo pueden hacerse psicológicamente dependientes de la droga. Puede serles muy difícil limitar su consumo, pueden necesitar una mayor cantidad de la droga para producir el mismo efecto y pueden encontrar problemas en sus puestos de trabajo y sus relaciones personales. La droga puede convertirse en el aspecto más importante de su vida.
Una importante preocupación con la marihuana la constituyen sus posibles efectos sobre los jóvenes en su etapa de crecimiento. Las investigaciones indican que cuando antes comiencen las personas a utilizar drogas, tanto más probable será que pasen a experimentar con otras drogas. Además, cuando los jóvenes empiezan a fumar marihuana regularmente, a menudo pierden interés y no se sienten motivados para realizar sus deberes escolares. Los efectos de la marihuana pueden interferir con el aprendizaje ya que ésta reduce la capacidad mental, la comprensión de la lectura y las aptitudes verbales, y la habilidad para las matemáticas. La investigación demuestra que los estudiantes no recuerdan lo que han aprendido cuando están “intoxicados”.
Los experimentos realizados demuestran que la marihuana afecta adversamente una amplia gama de aptitudes requeridas para conducir con seguridad: se entorpecen las facultades mentales y los reflejos, se hace más difícil para los conductores responder a eventos repentinos e inesperados. También se ve afectada adversamente la capacidad del conductor para seguir en su vía o carril en las curvas, frenar rápidamente y mantener la velocidad y la distancia apropiada entre los automóviles. La investigación demuestra que estas aptitudes sufren un deterioro al menos por espacio de 4 a 6 horas después de fumar un solo cigarrillo de marihuana, mucho después de que haya desaparecido la intoxicación. Si una persona bebe alcohol, al mismo tiempo que consume marihuana, el riesgo de un accidente aumenta enormemente. La marihuana presenta un peligro patente en la carretera.
Algunos estudios de investigación indican que el consumo de marihuana durante el embarazo puede producir bebés prematuros y de bajo peso al nacer. Los estudios realizados con hombres y mujeres que fuman marihuana han demostrado que esta droga puede influir en los niveles de algunas hormonas relacionadas con la sexualidad. Las mujeres pueden tener ciclos menstruales irregulares y tanto hombres como mujeres pueden sufrir una pérdida temporal de fecundidad. Estos resultados indican que la marihuana puede ser especialmente perniciosa durante la adolescencia, periodo rápido de desarrollo físico y sexual.
Los científicos consideran que la marihuana puede ser especialmente dañina para los pulmones ya que quienes la fuman suelen aspirar profundamente el humo sin filtrar y lo retienen en sus pulmones por el mayor tiempo posible. Por consiguiente, el humo está en contacto con los tejidos pulmonares por largo espacio de tiempo, con lo que se irritan los pulmones y se dificulta su funcionamiento. El humo de marihuana contiene algunos de los mismos ingredientes que el humo del tabaco, los cuales pueden ocasionar enfisema y cáncer. Además, muchas personas que fuman marihuana también fuman tabaco, y los efectos combinados de fumar estas dos sustancias crean un riesgo mayor aún para la salud.
Se ha constatado que el humo de marihuana contiene los mismos agentes cancerígenos que el humo de tabaco. Al examinar en laboratorio tejido de pulmón humano que ha sido expuesto a humo de marihuana por espacio largo de tiempo, se observan cambios celulares, llamados metaplasia, los cuales se consideran como cancerosos. En pruebas de laboratorio, los alquitranes del humo de marihuana han producido tumores al aplicarlos a la piel de animales. Estos estudios indican que es probable que la marihuana ocasione cáncer si se la consume por un determinado número de años.
Los propios fumadores utilizan el término “estar quemado” para describir el efecto de un consumo prolongado. Las personas que fuman marihuana asiduamente por largos periodos de tiempo pueden experimentar torpeza, lentitud de movimientos y falta de atención. Estos fumadores “quemados” se muestran a veces tan inconscientes de lo que les rodea que no responden cuando les hablan sus amigos, y no comprenden que tienen un problema.
TERAPÉUTICOS
Fumar marihuana se ha convertido en un tratamiento muy popular para la pérdida de peso atribuida al VIH. Las aseveraciones sobre su eficacia están basadas principalmente en la experiencia individual más bien que en la información obtenida de estudios clínicos. Una forma sintética del ingrediente más activo de la marihuana, denominado dronabinol (Marinol), está aprobada por la FDA (Administración de fármacos y alimentos de los Estados Unidos). Se puede obtener mediante fórmula médica para tratar la pérdida de peso relacionada con el VIH (anorexia), así como para tratar las náuseas de las personas que están bajo quimioterapia.
Este documento describe las diferentes formas en que la marihuana se encuentran disponible en la actualidad. Aunque muchas personas reportan mejorías en su apetito y peso corporal, es importante considerar los posibles riesgos a la salud antes de utilizarla. Además, los estudios que se han realizado para evaluar el efecto de la marihuana en las personas con VIH han sido muy pequeños y breves. Mucha de la información que se da a continuación proviene de investigaciones hechas sobre personas que no tienen la enfermedad del VIH.
Los clubes de compradores y la ley
Aunque la marihuana es una sustancia ilegal, se han establecido "clubes de compradores" en algunas áreas con el fin de suministrarla a las personas que la utilizan con fines medicinales. Estos clubes constituyen un sitio seguro para comprar la marihuana. Aunque son ilegales bajo las leyes federales, algunas ciudades como San Francisco tienen leyes locales que les permiten operar. Algunos incluso tienen programas para suministrar marihuana medicinal gratuitamente o a bajo costo a personas de escasos ingresos.
Por medio de una votación popular se aprobó legislación en California que permite a los médicos recetar marihuana para ciertos problemas médicos. El desgaste físico atribuido al VIH es uno de los casos que considera esta legislación. Aunque algunos proveedores de atención médica han expresado su preocupación sobre la seguridad de fumar marihuana, muchos otros han quedado impresionados con los resultados tan positivos en cuanto a la recuperación de peso, y mejoría en el estado de ánimo y calidad de vida de sus pacientes VIH positivos que han utilizado marihuana medicinal.
Inquietudes en cuanto a la seguridad
Existen muchos posibles efectos dañinos por fumar marihuana, como sucede cuando se inhala cualquier otro tipo de humo. La mayoría de los estudios que mencionan estos efectos fueron realizados hace muchos años, y es común encontrar información contradictoria en ellos. Muchas personas se preguntan si las motivaciones de tipo político han influenciado los estudios iniciales sobre la marihuana. Para las personas con VIH, las principales inquietudes en cuanto a la seguridad son los posibles efectos en:
La función inmunitaria
Las complicaciones pulmonares (particularmente con la marihuana fumada)
Las hormonas
El estado mental.
La función inmunológica
Ha sido reportado que la marihuana y/o su ingrediente psicoactivo el "THC" pueden disminuir muchas de las funciones inmunitarias. Esto incluye la función de células importantes en el control de infecciones comúnmente observadas en las personas con VIH. La marihuana también puede aumentar el riesgo de ciertas infecciones, tales como el herpes y una variedad de otras infecciones de tipo bacteriano, viral o micótico (por hongos). Algunas de estas infecciones pueden producir niveles aumentados del VIH. Sin embargo, nada de esto ha sido claramente documentado en las personas VIH positivas.
Algunas investigaciones sugieren que la marihuana no tiene efectos significativos—buenos o malos—en el sistema inmunitario de las personas con VIH. Los estudios del Multicenter AIDS Cohort Study que evalúan los resultados de 1,662 personas seropositivas usuarias de drogas psicoactivas (marihuana, cocaína, LSD, etc.) encontraron que ninguna de estas drogas estaba vinculada a una mayor tasa de progreso de la enfermedad o de disminuciones en los recuentos de células CD4+. De los hombres que tomaron parte en el estudio, un 89% reportó haber fumado marihuana dentro de los últimos uno o dos años. Un estudio reciente, presentado en el 2000, examinó el impacto a corto plazo de la marihuana, el dronabinol o un placebo en los niveles del VIH y los recuentos de células CD4+. Después de 21 días, el uso de la marihuana no pareció tener efectos dañinos. Sin embargo, se requieren estudios a términos mucho más largos para poder concluir sobre si el uso de la marihuana es o no seguro para las personas con VIH.
Complicaciones de los pulmones
Las investigaciones que comparan los efectos en los pulmones de fumar tabaco y fumar marihuana muestran que el humo de la marihuana puede ser perjudicial. El humo de la marihuana aumenta el riesgo de complicaciones pulmonares, puede empeorar el asma y aumenta el riesgo de cáncer de pulmón más que el humo de tabaco.
Otro posible efecto perjudicial de fumar marihuana es que puede causar infecciones en los pulmones. En particular, se cree que un hongo llamado Aspergillus, que a veces se encuentra en la marihuana es causante de posibles infecciones. Estas infecciones han sido observadas algunas veces en personas en etapas avanzadas de la enfermedad.
Algunos recomiendan poner la marihuana en el microondas durante diez segundos para matar cualquier hongo que esté creciendo allí. El tiempo exacto requerido para matar el hongo variará dependiendo de las características del horno, la cantidad de marihuana y la humedad que contenga, así como de la cantidad de vatios del microondas. No existen estándares para esto, pero en general, los microondas pequeños generan menos poder y por consiguiente requieren mayor tiempo de "cocción" para matar al hongo.
Algunos estudios recientes sugieren que fumar marihuana también puede disminuir la capacidad de las células en los pulmones para destruir la cándida y otras bacterias. La cándida es el hongo causante de la candidiasis, un problema común en las personas con VIH. Las personas seropositivas que fuman marihuana pueden estar en mayor riesgo de complicaciones pulmonares. Este efecto en particular puede ser minimizado o eliminado horneando o ingiriendo la marihuana (como en el caso de los brownies y las tortas de marihuana), más bien que fumándola.
Impacto en las hormonas
Muchos hombres con VIH experimentan niveles bajos de testosterona durante el curso de la infección. Las mujeres también pueden experimentar niveles disminuidos de testosterona y cambios en otras hormonas, factores que pueden contribuir a muchas irregularidades menstruales que se observan en las mujeres seropositivas. Estudios realizados tanto sobre animales como sobre humanos demuestran que la marihuana puede bajar aún más los niveles de hormonas, incluyendo la testosterona. Esta información es importante para las personas con SIDA, ya que los niveles disminuidos de testosterona se han asociado con el desgaste corporal producido por el SIDA. La marihuana podría causar o empeorar este problema, posiblemente llevando a la necesidad de una terapia de reemplazo de testosterona.
Estado mental
El interrogante sobre los posibles efectos neurológicos (cambios en el estado mental) de la marihuana ha sido considerado en numerosos estudios realizados en años recientes. El uso de la marihuana ha demostrado tener un efecto a corto plazo sobre la capacidad de las personas para pensar, aprender, razonar y realizar tareas. Más aún, el uso de la marihuana tiene efectos a corto plazo en la memoria. Es menos claro si la marihuana tiene algún efecto a largo plazo en el estado mental o en el estado de ánimo. Tampoco se tiene muy claro si los efectos que se han percibido pueden catalogarse como "buenos" o "malos" por aquellos que los experimentan. Algunas personas sienten que fumar marihuana les ofrece un alivio de la depresión, mientras que otros sostienen que aumenta los niveles de ansiedad.
El impacto de la marihuana en el apetito
Se han llevado a cabo investigaciones extensivas sobre cómo afecta la marihuana el apetito, aunque muchas de ellas fueron publicadas desde ya hace 20 a 50 años. Siempre se han reportado informes anecdóticos sobre un mayor consumo de alimentos por parte de los fumadores de marihuana, (especialmente unos deseos constantes de picar aquí y allá). Sin embargo, hay que tener en cuenta la calidad de los alimentos que se consumen (caramelos y chips contra verduras, frutas y proteína) y la calidad del peso que se gana (grasa vs. músculo).
En general, los estudios sugieren que las personas que usan marihuana comen más, pero que los alimentos que consumen son más que todo golosinas, como galletas y chucherías. También hacen menos ejercicio y duermen más, todo lo cual contribuye a ganar peso.
No está del todo claro si el tipo de peso que se gana, el cual consiste más en grasa corporal que en músculo magro, beneficia la salud general y la longevidad de una persona con desgaste debido al VIH. Sin embargo, si se combina la marihuana medicinal con un programa integral de nutrición y mantenimiento de peso, así como de ejercicio, puede resultar muy útil. Debido a estas inquietudes, es importante que al evaluar los efectos medicinales de la marihuana no se limite a una medición del aumento de peso, ya que esto puede conducir a conclusiones falsas sobre su valor.
Al considerarse los factores de seguridad asociados al uso de la marihuana es importante sopesar estos factores en contraste con el daño que ocasiona el desgaste. Lo que puede parecer perjudicial para una persona saludable, puede resultar irrelevante para otra cuando se comparan las alternativas que debe afrontar.
El THC oral contra la marihuana
El medicamento oral, dronabinol (Marinol), fue aprobado en 1992 para el tratamiento de la anorexia en las personas con desgaste debido al VIH. El ingrediente activo en el dronabinol es el THC, el cual es uno de los principales agentes psicoactivos de la marihuana y es la sustancia que hace que alguien se sienta "drogado". Para tratar la pérdida de peso relacionada con el VIH, el THC probablemente actúa como estimulante del apetito, así como a las personas que están bajo el efecto de la marihuana les da el deseo de picar.
Las personas que usan dronabinol tienen experiencias mezcladas. Algunas reportan un efecto mínimo del medicamento mientras que otras experimentan demasiada euforia o la sensación de estar "drogadas". Esto se debe a las distintas formas en que el medicamento oral ingresa al torrente sanguíneo, o quizás desde el punto de vista de un individuo, de la forma cómo se sienta con respecto a estas sensaciones. Fumar marihuana o utilizar formas comestibles del producto puede ser la forma más eficaz de ingresar el THC al organismo. Las personas que han ensayado ambas formas dicen que son capaces de controlar mejor los efectos de la marihuana fumándola o comiéndola, y por eso lo prefieren a la formulación en pastillas.
Otros posibles usos de la marihuana medicinal
Para las personas con VIH, la marihuana puede tener otros usos además de estimular el apetito. Algunas investigaciones y reportes sobre las experiencias personales de la gente apoyan la noción de que la marihuana (o el THC) pueden ayudar a tratar las náuseas y el vómito. No se sabe cuál es la razón exacta por la que funciona. El dronabinol está aprobado para aliviar las náuseas en las personas que están bajo quimioterapia. Por consiguiente, la marihuana podría ser una alternativa razonable para las personas que no se benefician de los medicamentos regulares para las náuseas. Esto podría constituir un beneficio importante debido a que muchas personas reportan tener dificultades con las náuseas causadas por las terapias para tratar al VIH.
La marihuana ha demostrado ser un tratamiento eficaz para el dolor general asociado con una enfermedad o lesión grave. Al igual que con las náuseas, no se sabe cómo la marihuana alivia los dolores leves. Algunos nuevos estudios sugieren que la marihuana puede tener efectos antiinflamatorios.
El futuro de la marihuana medicinal
Un informe reciente del Instituto de Medicina (IOM) de la U.S. National Academy of Sciences estableció que ciertas sustancias químicas que se encuentran en la marihuana pueden ayudar a algunas personas a manejar ciertos problemas, pero que fumar marihuana, así como fumar cigarrillo, es perjudicial. Aunque existe un medicamento oral (dronabinol) que se supone que imita el efecto deseado de fumar marihuana, muchas personas prefieren fumarla o ingerirla en su forma natural.
En un intento de copiar los efectos de inhalar marihuana a la vez que se eliminan los riesgos que implica fumarla, algunos investigadores están ensayando el uso de vaporizadores (o inhaladores) para lograr una inhalación libre de humo. Aunque no se incluyó en este informe de la IOM, otras fuentes indican que el vaporizador ya se encuentra disponible. Este dispositivo calienta la marihuana hasta cierta temperatura para liberar las sustancias químicas activas sin quemar la planta seca. Puesto que esto solo existe desde hace poco tiempo, no se sabe su eficacia en suministrar el medicamento. Sin embargo, los resultados iniciales se ven prometedores.
En general, es muy probable que la investigación sobre la marihuana medicinal cambie el énfasis del estudio del uso de la planta misma al eventual desarrollo de un medicamento con las sustancias químicas derivadas de la planta. Esto ya ha ocurrido al aislar el THC en el desarrollo del dronabinol.
Lo que en la actualidad obstaculiza que se hagan más estudios sobre la marihuana (o las sustancias químicas derivadas de la marihuana) y sus beneficios para el organismo es un asunto complejo. Además de las inquietudes obvias de tipo político, no se les da muchos incentivos a los científicos investigadores para que estudien la marihuana y sus sustancias químicas. Específicamente, escasean los fondos del gobierno y las fuentes privadas, y existen inquietudes de que los frutos de la investigación no se hagan públicos debido a la naturaleza de esta droga. Además, muchos investigadores creen que podría afectarse su reputación si estudian la marihuana, debido a su característica de droga callejera y sustancia controlada.
Sin embargo, más investigación relacionada con la marihuana podría beneficiar a muchas personas, especialmente a quienes tienen VIH. Existen indicaciones de que las sustancias presentes en la marihuana pueden estimular el apetito, aliviar el dolor y calmar las náuseas. De tal manera que la investigación que lleve a descubrir las sustancias químicas causantes de estos efectos y la mejor manera de ingresarlas al organismo puede resultar de mucha utilidad. Aunque es posible que la investigación no logre eliminar las inquietudes sobre la seguridad de la marihuana medicinal, sí podría hacer que esta terapia sea una alternativa más realista para muchas personas.
¿Cómo comprar y tener acceso a la marihuana medicinal?
El dronabinol se encuentra disponible por medio de receta médica en hospitales y farmacias.
Comprar, vender o usar marihuana medicinal es ilegal en la mayor parte de los Estados Unidos.
Existe un número limitado de clubes de compradores, los cuales proveen un espacio seguro para que la gente compre marihuana medicinal. Algunos tienen programas que ofrecen gratuitamente o a bajo costo marihuana medicinal a las personas que la necesiten. Los mejores clubes de compradores operan bajo la vigilancia y credibilidad de una bien manejada agencia sin ánimo de lucro.
No todos los clubes de compradores son éticos o llevan a cabo negocios en el mejor interés de las personas VIH positivas. Los compradores deben tomar todas las precauciones y enterarse de las distintas opciones que existen en el área donde viven.
Resumen: Marihuana medicinal
La marihuana medicinal puede ser útil para aumentar el apetito en las personas con anorexia debida al VIH.
La marihuana también puede ser útil para manejar las náuseas y puede ayudar a aliviar el dolor.
Una forma sintética del ingrediente activo de la marihuana, el dronabinol (Marinol), está aprobado por la FDA para el tratamiento de la pérdida de peso asociada al VIH y para manejar las náuseas producidas por el uso de la quimioterapia.
Ventajas
El dronabinol está aprobado por la FDA y se encuentra disponible legalmente por medio de receta médica a través de hospitales y farmacias.
Las personas que han probado tanto el dronabinol como la marihuana medicinal indican que pueden controlar mejor los efectos de la droga con la marihuana medicinal.
Algunos pocos estudios sugieren que la marihuana no tiene impactos negativos en el largo plazo sobre la enfermedad del VIH y las medidas sobre la salud inmunitaria, como son los recuentos de células CD4+.
Desventajas
El dronabinol tiene problemas de absorción y muchas personas afirman tener dificultad para controlar los efectos de la droga (sentirse drogados).
La marihuana medicinal no se encuentra disponible legalmente para muchas personas. Las entidades que reembolsan los gastos médicos como las compañías de seguros y los programas estatales no cubren sus costos.
La marihuana y su ingrediente activo el THC ha demostrado en algunos estudios que disminuye la función inmunitaria.
La marihuana fumada aumenta el riesgo de infecciones en los pulmones y de complicaciones.
La marihuana puede estar contaminada con insecticidas, pesticidas, hongos y/o bacterias. Ingerirla puede traer consecuencias para la salud de leves a graves. (Algunas personas afirman que poner la marihuana en el microondas durante 10 segundos en alta potencia, puede disminuir los riesgos asociados a la contaminación con hongos).
La marihuana/THC tiene un impacto a corto plazo en el estado mental. Los efectos a largo plazo están menos claros.
Algunos estudios sugieren que la marihuana/THC puede disminuir los niveles de testosterona.
No está claro si la marihuana interactúa con otras terapias de medicamentos contra el VIH, aumenta la reproducción del VIH o impacta de forma negativa el progreso de la enfermedad.


                                                             PAPEL EN LA SOCIEDAD

Hoy en día, la marihuana está tan a la orden del día que no se puede sacar una opinión al respecto común a toda la sociedad, sino que hay que diferenciar por edades. Quienes más cercanos están a esta droga, que son las personas entre 15 y 29 años, consideran que la marihuana no es una droga, sino que es un vicio como puede ser el tabaco. Generalmente, quien empieza a fumar cuando es joven, sigue fumando en su mayoría de edad, aunque mucha menor cantidad y con diferentes usos. Por el contrario, las personas que nunca han estado en cercanía con la droga, tienen una opinión tremendamente contraria al anterior grupo de gente. Esta gente opina que la marihuana es una cosa maligna y maldita, aunque quizás sea porque no han recibido la suficiente información al respecto. Dicho lo cual, se puede observar que la marihuana, y la droga en general, es un tema muy subjetivo como para poder dar una versión detallada de lo que opina la sociedad acerca de ella.
En cuanto a la forma de introducción a la marihuana, los jóvenes suelen ser introducidos por sus compañeros, entre los cuales se pueden encontrar sus conocidos, amigos, e incluso hermanos. Las personas empiezan a consumir esta sustancia porque se sienten impulsadas a formar parte del grupo que forman sus amigos, que quizá ya consuman 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada